Comentarios acerca de algunos personajes de ficción

El protagonista de Spiderman, es decir el joven que debido a un accidente radioactivo pasa a tener poderes sobrehumanos propios de un arácnido era, según leí e un comic que narra la vida de Spiderman, un niño que en el colegio sufría acoso escolar. La Masa, el increible Hulk se podría contrastar con la obra de El doctor Jekyll y Mr. Hyde. Y hasta Pipi Calzaslargas logra vivir feliz saltándose las normas sociales y contradiciendo lo políticamente correcto.

Y es que en los superhéroes hay detrás una senda de superación personal, es el caso de Spiderman. En el caso del increible Hulk se puede decir que también pues, por lo que yo sé no es un personaje maléfico. Y el tercer personaje de ficción mencionado, logra compensar la falta de unos padres que la dirijan para poder vivir igualmente de un modo saludable.


No sé muy bien a cuento de qué viene este comentario pero, yo creo que es porque me encanta la ficción y, más concretamente el mundo de los superhéroes o héroes como Tarzán, Orzowei, Sandokán, toda la lista larguísima de superhéroes propiamente dichos de las editoriales Marvel y DC Comics y quiero escribir sobre ellos pero no logro editar una reseña o un ensayo sobre personajes de comic, por ejemplo.


De los personajes de animación de mi infancia, que nací en el 70, como El bosque de Tallac, Rui pequeño Cid, Willy Fogg, D´Artacán y los tres mosqueperros y muchos más, creo que hay una sutil diferencia con respecto a la superelaborada y con profusión de recursos de los dibujos animados actuales. Se salvaría, quizás levemente un poco, Sin Chán. Pero el resto son insulsos, ojo, es una simple opinión. No hay una “crudeza” austera de mostrar la realidad con alegría y simpatía. Sin embargo, lo que hacen es … bueno, yo diría que la parte positiva que tienen es que hacen pensar.


De Tarzán tengo un comic que es Tarzán vS Predator y bueno, la idea es original, eso sí pero yo opino más como en la linea de lo que seguramente contaba la novela en la que se basó el personaje de la Abeja Maya, que hay que tener un poco de coherencia y no destrozar lo que es, al fin y al cabo, la historia del niño salvaje. Por eso me gusta mucho el personaje de Tumac, un indio de los Andes que en las historias de comic, dibujadas por Jesús Blasco, intenta hacer el bien ante el egoismo, la maldad y todos los defectos achacables a los malos como los que se enfrentaban al Equipo A, la popular serie norteamericana. La idea principal de estos comentarios diría que es que para crear ficción, lo importante no es tanto los recursos con los que cuentas sino más el creerte la realidad del mundo en el que viven tus protagonistas pues, si su mundo está hecho partiendo de la base de que estamos imaginando pero que sólo hay una verdad y que ello es un dogma mal vamos.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres de mis libros favoritos

La catedral del mar

La tribu del fuego